Caricaturas: la emergencia social y el fin de la salud en Colombia

Nuevo POS

La nueva forma de ejercer la medicina en Colombia

Los decretos con fuerza de ley que expidió recientemente el Gobierno afecta de forma muy significativa la calidad del sistema de salud.Ilustramos aquí 3 de los puntos de los decretos:

  • Los médicos ya no podrán recetar por fuera del POS, así lo consideren necesario para la salud del paciente [Caricatura arriba].
  • En caso de necesitar el paciente algún tratamiento por fuera del POS, tendrá que pagarlo de su bolsillo, con préstamos bancarios, pensiones o cesantías; así que el enfermo no tendrá ni salud, ni pensiones ni cesantías. Linda la cobertura [Caricatura siguiente]
  • Si el médico decide hacer lo correcto y formular el medicamento que considera necesario, se expone a multas de hasta 25 MILLONES de pesos (quizá con todas esa plata planean financiar el sistema) [Caricatura 3]
Decretos de emergencia dejan mancos a los médicos

Los decretos con fuerza de ley cortan de un tajo la capacidad del ejercicio profesional de los médicos.

Vigilar y castigar a lo medicos

Multas de hasta $25'000.000 para los médicos - todo sea por la viabilidad financiera

Solo agrego una cosa: hay que recordar que el sistema de salud idealmente está pensado como un seguro. Sobre la salud futura hay incertidumbre, en general la gente no sabe si se va a enfermar. En caso de que se enferme, el trabajador va a tener que asumir un costo que puede ser muy elevado, deteriorando su calidad de vida (bien sea porque dispone de menos dinero, o porque sencillamente no puede pagar el tratamiento). Para cubrir el riesgo el Estado obliga a los trabajadores (formales) a comprar un seguro de salud, que en caso de que se enfermen va a pagar la mayoría de los costos que se generen. Podríamos decir que el papel de las EPS es mitigar el riesgo de quedar en la quiebra por pagar un tratamiento médico, a cambio de una cotización mensual.

Una de las premisas principales de la reforma que plantea el gobierno es que el POS se concentre en la “atención de baja complejidad”, lo cual es sencillamente insensato si tenemos en cuenta lo anterior ¿Cómo va a ser posible mitigar el riesgo, si en caso de que se necesite un tratamiento complejo (probablemente caro) la EPS no va a responder? Estamos ante el caso de un seguro que sólo le responde si ocurren cosas superfluas: si se le quemó el arroz, se lo reponemos; si se le quemó la casa, ahí si es problema suyo y vea a ver que hace…

Ésta es mi profecía apocalíptica: el señor “Equisito” un día tendrá un dolor de muela, así que podrán ir a la EPS a una cita odontológica, que cubre el POS. Pero dos meses después ha contraído una enfermedad muy grave, digamos “el síndrome crónico del hombre-chigüiro”, como consecuencia de su trabajo ecológico para evitar la extinción del roedor. Como es una enfermedad recientemente descubierta, las medicinas que necesita no están en el Plan Obligatorio, y tiene que pagarlas de su bolsillo. Cuando se acaban sus ahorros tiene  que pedir un préstamo, luego gasta sus cesantías y finalmente su ahorro pensional. Cuando ya ha gastado todos sus activos va a pedir dinero en el FONPRES, creado por el gobierno para tratamiento No-POS de gente con pocos recursos. Pero se encuentra con que los recursos del fondo son limitados (lo dice el decreto), y que la mayoría de recursos ya fueron entregados en combo junto con subsidios de Agro Ingreso Seguro a reinas de belleza. Don Equisito no es reina de belleza…

Al no poder pagar la medicinas la enfermedad comienza a avanzar. Su transformación en hombre-chigüiro hace que su jefe se sienta incomodo, así que despiden al señor Equisito. Como gastó sus cesantías en medicamentos, no tiene con qué sostenerse estando desempleado; esto a su vez hace que se atrase en las cuotas de los préstamos que tuvo que pedir, permitiendo a los bancos rematar su casa en virtud de la hipoteca. Sin vivienda y sin empleo formal, el hombre-chigüiro tiene que trabajar en un circo ambulante, en el espectáculo de los “fenómenos”. En un momento de delirante esperanza se alegra de salir a recorrer el mundo, y descubrir los misterios de las tierras desconocidas; pero resulta que el circo que lo contrató fue el de los hermanos Gasca, así que jamás dejan Bogotá… por más que se despiden.

Pasa muchos años el señor Equisito sobreviviendo de esta forma, aguantando los maltratos que hicieron famoso al circo de los Gasca. Habla horas con el oso, compañero cotidiano de sus martirios; se consuelan mutuamente. Después de casi tres décadas de esta triste existencia, el “asombroso Chigüiro-Humano”, como lo llaman en las funciones, cumple 65 años. El director del circo, en su carpa-oficina junto al Capín, le comunica a Don Equisito que es demasiado viejo para seguir en el circo, y que lo va a reemplazar la “increíble mujer-ardilla”, una joven desdichada con una historia similar. A pesar de su sobrehumana capacidad para el trabajo, Don Equisto tiene que aguantar hambre por primera vez en su vida. Durante mucho tiempo, cuando tuvo trabajo formal, cotizó en pensiones; pero todo ese esfuerzo lo perdió cuando los decretos con fuerza de ley lo obligaron a gastar el patrimonio de su vejez en medicamentos, a pesar de tener seguro médico.

A pesar de esto, logra conservar algo de optimismo, que solo logra reforzar pensando en que su salida del circo puede ser una liberación. A su edad ya no le es posible conseguir un trabajo formal. Pero durante incontables horas, en las mañanas en que las carpas aun dormían, aprovechó su tiempo libre para recorrer la ciudad, disfrutar su anonimato y conocerla; y gracias a esto logró sobrevivir sacando algunos billetes de los turistas deseosos de escuchar sus detallados relatos sobre aquellos espacios. Y tomarse fotos junto al loco que los contaba.

Pero aquella forma de vida duró poco. En cuanto unos empresarios jóvenes supieron que se podía hacer dinero enseñando historia a los turistas, decidieron llamar a un funcionario público con quien estaban relacionados en primer grado de consanguinidad (queda de tarea para el lector saber qué tipo de pariente podría ser). No era difícil, y ni siquiera necesario, convencerlo de que era preciso que el Estado regulara y controlara los guías históricos en el centro. En una licitación en la cual sólo participó un oferente (situación legal según cierto alquimistas jurídicos) ganaron los jóvenes empresarios, ahora dedicados a la historia. Para garantizar la seguridad inversionista de estos contratistas del Estado se prohibió la realización de recorridos turísticos piratas por el centro, aplicando una política de mano dura contra el “micro-tráfico de cultura” por parte de los informales.

Arrestado en un par de ocasiones por “descripción ilegal del espacio público”, Don Equisito dejó su actividad. Desesperado y buscando una vida de soledad pensó en ir a la Cátedral a servir como campanero. El mundo moderno volvió a rechazarlo: ahora llamaban a misa con bocinas que emitían sonidos de campanas… Tuvo que volver la peligrosa economía subterránea del turismo informal, viviendo al margen de la ley el resto de sus días por falta de un esquema de seguridad social…

Además, al retirarse del trabajo en la conservación de los chigüiros, los asaderos llevaron a la especie al borde de la extinción. Hubo, inclusive, consecuencias ambientales.

Nueva Seguridad Social

El nuevo esquema de la seguridad social en Colombia

Si quiere leer sobre los decretos, puede consultar los artículos de El Tiempo:

About these ads
Esta entrada fue publicada en caricaturas, Política Nacional y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Caricaturas: la emergencia social y el fin de la salud en Colombia

  1. Pingback: Los números de 2010 « Don Beto y Arlequín

  2. Pingback: PRENSA ESPAÑA, DIARIO DE SEVILLA | Problemáticas Contemporáneas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s